OPERACIÓN TOP SECRET (Parte II)


espionaje

Amanece un nuevo día en Madrid y sin excusas me dispongo a proseguir con la investigación. De nuevo al acecho y con la mirada puesta en el portal número 45. Estoy convencido de que hoy puede ser un día clave.

X sale de su casa y tras varios intentos para parar un taxi, a la quinta va la vencida. Son ya las 7:30h y como no se dé prisa perderá el avión. Sigo al taxi. Si quiere llegar en hora, la mejor opción sin duda es tomar el ramal dirección A-2.

En pleno trayecto una llamada de la centralita altera mis sentidos:

– ¡Tenemos el hospedaje de Londres! Se trata del Hotel Ambassador de 5 estrellas, uno de los más caros y con mejores opiniones de toda la ciudad.

Dato más que importante. Siempre hay que saber adaptarse sobre la marcha a la nueva información recibida.

Finalmente llegamos a la terminal, todo son prisas y estrés de última hora. Con tanta aglomeración, a duras penas puedo seguir los pasos de X, aun así me percato que se dispone a cambiar 1.000 € a Libras esterlinas. Estoy bien informado, hoy la libra esterlina está a 0,712726, por lo que le corresponden exactamente 713,81 GBP.

Soy consciente de todo lo necesario para un viaje de este calibre. He estado indagando e información como el tiempo de Londres, la hora local, el transporte público o el recorrido hasta el hotel pueden ser de gran utilidad.

Sigue leyendo

Anuncios

OPERACIÓN TOP SECRET (Parte I)


misssterio

Madrid, 11 de noviembre, 7:00 AM. Hace un día de perros.

Como cada mañana, me dispongo a realizar mi trabajo sin reparar en la esclavitud de mi horario. Es vocacional, lo disfruto, y desde que tengo uso de razón ya supe que quería dedicarme a esto. ¿Que cuál es mi profesión? Soy detective privado en una importante empresa internacional.

Llevo más de 1 hora esperando con la mirada fija en el portal número 45 de la calle Víctor Andrés Belaunde, mi objetivo está a punto de hacer acto de presencia. Es un varón de unos 35 años, soltero, de complexión atlética, amante de los animales, la cocina, la tecnología, y el fútbol. Por motivos de seguridad, a partir de ahora llamaremos al sujeto en cuestión “X” (cumpliendo con las leyes de protección de datos de mi empresa).

La verdad es que hace tiempo que iniciamos el operativo de seguimiento. Pero antes de nada, tuvimos que realizar un estudio detallado del individuo, del lugar donde vive, de sus posibles itinerarios de actuación, etc. Fue un arduo trabajo llevado a cabo mayoritariamente fuera de zona (en nuestra base de operaciones, por así decirlo) a partir de los medios y documentación de los que disponíamos.

Existen indicios. X es sospechoso y varias instituciones internacionales han emitido una orden de búsqueda y captura. Lo cogeremos, no sé cuándo pero lo cogeremos, sólo hacen falta pruebas fehacientes.

Conozco al dedillo todos sus horarios y movimientos pero si se produce alguna novedad al respecto, tengo la obligación de reportar un informe a mis superiores. Sabemos que hoy viernes, a diferencia del resto de la semana, X irá en coche al trabajo alrededor de las 8:30 a.m. Seguramente aprovechando la jornada intensiva esté de vuelta hacia la hora de comer.

Son las 8:15 de la mañana, poco a poco el barrio empieza a despertarse. El dueño de la cafetería contigua se dispone a abrir la persiana de su negocio. Yo nunca desayuno, pero se dé buena tinta que aquí sirven los mejores churros con chocolate de todo Madrid.

La verdad es que la espera es la parte más tediosa e ingrata de mi trabajo, pero intento siempre mantener mi mente distraída leyendo las últimas noticias del día, entre otras cosas.

Por fin! X sale del garaje con su recién matriculado Citroën C4 rojo, por saber, sabemos hasta con quien contrató su seguro.

Sigue leyendo

REGRESO AL FUTURO 3.0.


internetofthingsEl 21 de octubre de 2015 a las 16:20 el joven Marty McFly y su amigo Doc aterrizaban con su DeLorean después de un viaje de 30 años en el tiempo.

La semana pasada se dio el día en el que nuestro presente llega hasta donde llegó el futuro de los protagonistas de la mítica película “Regreso al futuro”. Su director, Robert Zemeckis (allá por el 1989) se imaginó nuestro presente muy alejado de la realidad: coches y patinetes voladores, zapatillas que se abrochan solas, videoconferencias en 3D, corbatas dobles, ropa autoajustable… Pero llama la atención una cosa: McFly llega a un mundo en el que no se usan teléfonos móviles, ni se habla de internet ni nada que se le parezca, incluso al protagonista le despiden a través de una tecnología tan obsoleta como el fax.

Pero, ¿qué hubiese pasado si ese mismo DeLorean hubiese aterrizado realmente en la actualidad? por ejemplo en Madrid ¿os lo imagináis?. Lo primero es que se hubiesen comido el atasco de la M-30 en hora punta como todo hijo de vecino, por mucho condensador de fluzo que tuviera.

– Oh my God, Doc! ¿dónde estamos? Y ¿por qué están todos esos coches parados? pero acaso no vuelan?

– Fíjate! Tan sólo hay una persona en cada coche, ¿serán unipersonales? (esto mismo me lo pregunto yo cada mañana cuando voy a currar)

– Mmmm… no lo sé Marthy! Lo que a mí realmente me llama la atención es que todo el mundo tiene un chisme entre sus manos, qué curioso, ¿será éste el verdadero futuro?

¡Efectivamente! ¡Bienvenidos al Internet de las Cosas!! (Internet of Things)

A la izquierda del DeLorean podemos distinguir a un conductor con la mirada fija en su nuevísimo Iphone 6, twitteando: “Asco de atasco en la M-30! vaya dia!!“, y para más inri su pulsera conectada delata que sólo ha dormido 5 horas.A la derecha otro conductor whatsapea a su compañero de trabajo avisándole de que va a llegar nuevamente tarde, mientras intenta buscar un camino alternativo con su GPS.

En el coche de delante, un joven hace uso de una aplicación android que le informa al detalle del estado del tráfico en ese tramo: “Accidente entre dos turismos en el Km 32“.

Justo detrás, una conductora resignada sube una foto del monumental atasco (más bien un selfie) al muro abarrotado de su Facebook, esperando el consuelo de sus 268.000 amigos virtuales.

delorean-traficc Sigue leyendo

HUMAN BIG DATA


Captura-de-pantalla-2015-07-22-a-las-12.59¿Te imaginas que todas esas personas que cada día llevan orgullosos su tarjetita de identificación colgada al cuello (con esa cinta de colores tan chula!!), estuviesen siendo vigilados y monitorizados por su propia empresa?  Informaciones tales como cuántas veces se levanta el empleado de su puesto, en qué momento del día suele dejar su tarea en stand-by, a qué lugar se dirige cuándo deja su silla de trabajo, con quién, dónde o durante cuánto tiempo mantiene conversaciones en la oficina… son datos que podrían ser utilizados por el empleador. Incluso la posibilidad de recabar información fuera del ámbito laboral: ¿cuánto tiempo tarda el trabajador de media hasta tu casa?, ¿realmente hoy ha pillado atasco? o es que se le pegaron las sabanas por la mañana… un sin fin de posibilidades que ponen los pelos de punta, y sobre todo deja en entredicho la ley de protección de datos y lo más importante, nuestra privacidad.

¿Ciencia ficción? Podría ser, pero no lo es. Human Big Data es el nuevo wearable que desde hace bien poco se dio a conocer de manera oficial en Japón. Diseñado por la compañía Hitachi, esta tarjeta identificativa, similar a la que tienen los trabajadores de cualquier empresa, obtiene información sobre el empleado con la finalidad de mejorar su productividad y, en general, su calidad de vida (o así es, por lo menos, como nos lo intentan vender). Pero por mucho que nos lo enmascaren, yo creo que está claro que el beneficiario final lógicamente no seríamos los empleados (yo ya sé si soy feliz o no en mi lugar de trabajo) sino la empresa que traficaría con nuestros datos, una baza más que interesante para el oscuro mundo de los RRHH.

Big-Data-in-Human-Resources-011 Sigue leyendo

Mundo Google


mundo googleRiiiiiiiing!! Suena la caribeña alarma de mi nuevo smartphone con Android. Es extremadamente temprano y me levanto un poco nervioso. Buff!, dentro de unas dos horas y media tengo una entrevista de trabajo. – Pero a qué hora exacta la tenia, ¿9:30?– Cojo mi móvil y abro el Google Calendar. – Efectivamente era a las 9:30 -.

Todavía en la cama, enciendo mi portátil y me dispongo a buscar por Google información como la calle y el número de la empresa a la que tengo que ir. Más o menos me acuerdo, es simplemente por confirmar. Por cierto, como mola el Doodle de hoy!!.

Tras una larga ducha, me encuentro mucho más tranquilo. Ya desayunando me surge una duda, – ¿Qué será mas rápido, ir en coche o en transporte publico? – Google Maps me lo deja bien clarito, el camino más corto es: 5 minutos andando hasta el metro, Línea 10 hasta Príncipe Pío, después tengo dos opciones, andar 15 minutos hasta el destino o coger el bus 144. OK, ahora ya solo me falta imprimir mi curriculum de Google Docs.

De camino al metro entro un momento a Blogger. Quizá alguien comento algo del  artículo que escribí ayer sobre Google Drive…. Efectivamente, ni un comentario, como siempre. Por cierto, ya que estoy, voy a entrar en mi nube. Hoy seguro me pregunten cosas de SEO y todos mis manuales se encuentran allí. Aprovecho y miro todo lo que puedo. Pronto llega el metro repleto de gente. ¡Aleluya! encuentro un sitio libre.

Justo otra duda se pasea por mi cabeza – Esto… ¿cómo se llamaba la chica de recursos humanos por la que tengo que preguntar?- Saco el móvil, me logueo en mi cuenta Gmail y miro el correo que recibí tres días atras- Ángela Diez, ¡acuérdate!, Ángela, Diez-

Relax, lo mejor será cambiar el chip y distraerme un poco. Entro en Google Plus para enterarme de las últimas locuras de mis amigos. Un video de Youtube con el resumen del partido de ayer, cuatro fotos de cuando estuvimos celebrándolo por los bares, y un mensaje con una graciosa moraleja llaman mi atención:

Sigue leyendo

Mis datos, ¿tengo derecho a olvidarlos?


Esta semana los medios de comunicación nos informaban, de que Google a lo largo de la segunda mitad de 2011, recibió un total de 14 solicitudes de la Agencia Española de Protección de Datos para que la empresa tecnólógica retirara un total de 270 resultados de búsqueda.

Los enlaces implicados hacian referencia tanto a blogs, sites particulares o a personajes públicos, incluso se les ha exigido eliminar 3 blogs de Blogger y otros 3 videos de Youtube. Google no sólo ha hecho caso omiso a tales solicitudes, sino que además se atrave a acusar a este organismo de ejercer “censura“.

A consecuencia de esto, más otros disgustos del pasado, ha surgido la necesidad imperiosa de que la legislación empiece a poner un poco de orden en todo este asunto, pero como casi siempre, en el mundo virtual la tecnología corre más que la norma. Todo esto ha provocado el llamado, “derecho al olvido“, el cual reconoce la capacidad de un internauta a eliminar y bloquear informaciones que puedan afectar tanto a su privacidad como a su dignidad.

Esta sera una de las novedades que incorpora las propuestas legislativas ya presentadas ante la Comisión Europea. Si esto sale adelante, las redes sociales y cualquier empresa que almacene datos personales estará obligada por ley a borrarlos de inmediato y por completo si su titular lo solicita.

Pero este derecho establecido por la legislación de protección de datos entraria en conflicto por ejemplo con el derecho a la información.
Por lo que se debera dar prioridad a las exigencias de este derecho a la información, siempre que los hechos que se revelen, presenten un interés específico para su divulgación.

Aqui se pueden admitir dos excepciones. Esto significa, que el derecho a la información anulará el derecho al olvido a pesar del tiempo transcurrido para los siguientes casos:
Hechos relacionados con la historia o cuando se trate de un tema de interés histórico.
Hechos vinculados al ejercicio de la actividad pública por parte de una figura pública.

Personalmente creo que  la necesidad de buscar un equilibrio entre la libre difusión de la información y la autodeterminación individual va a ser fundamental de ahora en adelante.

Sigue leyendo

En las redes sociales, cada marca se hace eco de su propia historia.


Imaginación en ON:

Eres lo que comúnmente en el mundo empresarial se llama, un analista de marketing. Trabajas en una empresa muy importante y conocida a nivel internacional. Hoy haces una semana desde que te contrataron y tus ganas de agradar son muchas.

Este mes la empresa ha sacado un nuevo producto al mercado. Uno más para su extenso catalogo, podrías pensar…. ni mucho menos, esta puede ser la gran oportunidad que siempre buscaste. Es aqui donde entra en escena tu pericia para elaborar una estrategia de marketing, que permita alcanzar los objetivos fijados por tu director de ventas.

Dentro de escasas dos horas, tienes una reunión con tus superiores para explicarles los planes de acción que has establecido, para conseguir una efectiva promoción del producto. ¿Qué hacer?

La tensión desbloquea inconscientemente tu mente creativa. Y pones en practica cada una de las ideas que tantas veces pensaste en difundir. Recreas dicha reunión, y te imaginas en una mesa redonda delante de todos tus jefes, cual predicador evangélico. Frente a tanta expectación, tu primer pensamiento en forma de frase suena rotundamente dentro de tu cabeza:

Una nueva era de relaciones empresa-cliente ha llegado.
 
Los medios sociales están cambiando la forma en la que nosotros nos relacionamos con nuestros clientes. Es por eso, que la originalidad es fundamental en la competición del marketing viral. Y organizar promociones que aporten algo nuevo o diferente al resto, puede ser la clave para lograr un merecido triunfo.
 
Para ello, pongamos en marcha todo el potencial que nos ofrecen las redes sociales y plantemos una semilla, después, simplemente dejemos que brote y corra la voz.
 
Según diversos estudios, el 76% de los usuarios se fían más de las recomendaciones que hacen los contactos de Facebook o Twitter que de los medios tradicionales de publicidad.

Sigue leyendo